Franca Viola, primera mujer en desafiar la ley del «matrimonio reparador»

Alcamo, ciudad del norte de Sicilia, fue el escenario en los años 60 de un episodio que supuso la ruptura con la ley ancestral del matrimonio reparador, mediante el que se concede amparo judicial al agresor de una violación casándose con la víctima, que además ante la sociedad se convierte en una mujer degradada, circunstancia solamente reparable acatando la sentencia que la obliga al matrimonio con su violador. Esta antigua costumbre transformada en ley en sociedades con una fuerte estructura patriarcal estaba recogida en el artículo 544 del Código Penal Italiano.

  

Franca Viola formaba parte de una familia de agricultores, que padecían pobreza y analfabetismo, pero con un elevado sentido de la dignidad, en un entorno donde la mafia dominaba el poder económico, político y social. Filippo Melodia, miembro de una familia de la mafia siciliana, decidió secuestrar a Franca a la edad de 17 años y violarla en repetidas ocasiones, ante la negativa de esta de entablar una relación con el influyente personaje de Alcamo. Este tipo de secuestros se admitían y camuflaban de forma cínica en sociedad, otorgándole un carácter romántico, extendiendo el rumor que la novia escapaba de su familia contraria a la relación con el novio, para encontrarse con este, lo que se denomina en Sicilia futina. La estrategia de Filippo Melodia que no acostumbraba que nadie le llevara la contraria en la ciudad, fue secuestrarla y violarla para que la ley y la presión social obligaran a la joven a casarse con él para salvar su honra. Estaba mal visto asistir a una mujer violada, muchas eran expulsadas de sus propias familias, por considerarlas culpables de la violación. Aún en la actualidad encontramos fiscales y jueces occidentales que tratan de exculpar a los acusados de violación basándose en la vestimenta, en la escasa resistencia de la mujer o en otros aspectos que tratan de culpabilizar a la víctima.

Imagen en blanco y negro de un grupo de personas posando para una foto

Descripción generada automáticamente
Franca Viola y su secuestrador Filippo Melodia

Viola fue liberada por la policía con la colaboración de su familia, especialmente su padre, que preguntó a su hija si estaba dispuesta a casarse con su violador; ante la negativa de su hija, sus padres lo tuvieron claro, les esperaba un duro periplo judicial y un ejercicio de entereza psicológica ante la presión del entorno dominado por la mafia, con capacidad para alterar la verdad, difamar y corromper a la judicatura. 

En este paisaje de mediados de los años 60 del siglo pasado, Viola contó con el apoyo de una figura política clave, Ludovico Corrao, demócrata cristiano y alcalde de Alcamo unos años antes. Este abogado se encargó de dirigir la denuncia contra Melodia por violación, rompiendo con el machismo arraigado en el sur de Italia, y arremetiendo contra la Cosa Nostra, cuya existencia trataba de obviar la clase política del momento. La decidida actuación de Ludovico Corrao, supuso un punto de inflexión en la asfixiante sociedad siciliana, consiguiendo una condena de cárcel durante 11 años para el agresor de Franca Viola. A partir de entonces la vida de la familia estuvo determinada por la presencia constante de escoltas para proteger sus vidas. Merece una reseña la valiente decisión del prometido de Franca, que dispuso casarse con ella, a pesar de las serias amenazas de muerte y presión que tuvo que soportar por ello. 

La sentencia abrió las puertas a un movimiento creciente por la abolición del artículo 544 del Código Penal Italiano, en el que participó una amplia representación de la sociedad civil, de la política y la cultura italiana. La película The Most Beatiful Live del director Damiano Damiani fue estrenada en 1970, basada en la vida de Franca Viola; En el año 1979 se estrenó el documental Processo per stupro de la directora Loredana Dordi, que supuso un impulso definitivo para la erradicación de dicha ley que   criminalizaba a las víctimas protegiendo a los agresores. La victoria judicial de Franca Viola que mandaba al violador a la cárcel animó a otras muchas mujeres víctimas del “matrimonio reparador” a denunciar a sus agresores para evitarlo, con una mayor conciencia de la sociedad, especialmente en zonas urbanas y ámbitos progresistas, pero que aún recibía la incomprensión de amplios sectores rurales y conservadores anclados a una tradición dominada por los hombres. 

Una persona con una laptop

Descripción generada automáticamente con confianza media
Franca Viola recibiendo el el título de Gran Oficial de la Orden del Mérito de la República Italiana en 2014.  Fuente Mujeres Bacanas

Finalmente, en 1981 quedaba abolido el artículo 544 en Italia, aunque en la actualidad aún queda mucho camino por recorrer, para superar definitivamente el arraigo social de culpabilizar a las mujeres víctimas de violencia y agresiones sexuales. El violador Filippo Melodia terminó suicidándose en la celda, según la versión oficial, aunque algunas fuentes señalan que fue asesinado por la mafia a la que pertenecía.

Esta práctica vigente en la legislación de varios países de Oriente Medio y América del Sur, ha sido abolida recientemente en  Líbano, Jordania o Túnez, tal como señala el diario inglés The Guardian en un artículo del 23 de enero de 2020, donde describe la lucha feminista contra el partido de Erdogan Justicia y Desarrollo en Turquía, que ha tratado de introducir en el código penal la figura del matrimonio reparador en los años 2016 y 2020. En ambas ocasiones, la decidida lucha del feminismo y una parte importante de la sociedad laica, han conseguido frenar las intenciones del autoritario y ultraconservador partido del presidente de Turquía. 

La organización We Will Stop Feminicide considera que la intención del gobierno ultraconservador es borrar las pruebas del aumento de la violencia de género en los últimos años; según la ONU el 38 % de las mujeres turcas ha sufrido algún tipo de violencia por sus parejas y un número considerable de menores han sido obligadas a casarse.  El gobierno turco no ofrece datos al respecto, aunque la deriva autoritaria contra los derechos de las mujeres y el integrismo religioso creciente, están destruyendo los avances conseguidos por las mujeres, en un país que desde su fundación ha tratado de equilibrar el laicismo de estado con la poderosa influencia de la religión musulmana, especialmente en las amplias zonas rurales. 

Imagen que contiene persona, foto, hombre, mujer

Descripción generada automáticamente
Manifestación de colectivos feministas en Turquía

Superar las estructuras sociales dominadas por los hombres, las costumbres ancestrales que conciben a las mujeres como posesiones con valor de mercado, la esclavitud y pobreza con un claro sesgo de género en amplias zonas del mundo, la prostitución y los negocios en torno al secuestro y explotación de mujeres en todas las sociedades, requiere prioritariamente tomar conciencia del problema que afecta en mayor o menor medida a la mitad de la población. En occidente donde las estructuras machistas llevan años de reformas buscando mayores cuotas de igualdad entre géneros, gracias a la decidida acción de mujeres valientes, están surgiendo a su vez movimientos conservadores que tratan de desprestigiar el trabajo de miles de mujeres que han apostado por luchar contra la discriminación, buscando retroceder en derechos y libertades de la mitad de la población mundial. Desde Hypatia de Alejandría, hasta Simón de Beauvoir, desde las trabajadoras textiles de las vetustas fábricas del siglo XIX, hasta las miles de mujeres del mundo rural que han luchado y sufrido en solitario, desde las sufragistas de principios del Siglo XX hasta Mahbouba Seraj, Indira Ghandi, Nanaia Mahuta, Clara Campoamor, y tantas otras mujeres anónimas que con su acciones decididas y desconocidas, pagando incluso con sus vidas en multitud de ocasiones, han ido abriendo veredas para facilitar el camino de la libertad y la igualdad a las sucesivas generaciones. 

Franca Viola ha sido una de las mujeres que han contribuido con su acción a variar el devenir de la historia reciente, desde la humildad de una vida cotidiana, como muchos de los procesos que han ido sucediendo en la Edad Contemporánea. 

Una de las lecciones que nos dejó el siglo XX es que no existía un camino lineal que conducía de manera ininterrumpida hacia el progreso, un esquema único que podían seguir todos los países del mundo para alcanzar el desarrollo y el bienestar colectivo. Y ahí seguimos en 2021” Julián Casanova

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s