El extraño caso de Itter, el último combate de la 2ª Guerra Mundial

Tras la muerte de Hitler y la caída de Berlín, hasta la firma de la rendición  incondicional de Alemania, pasaron unos días en los que se sucedieron  situaciones caóticas y confusas por toda Europa, al estar muchas unidades  alemanas sin órdenes, dispersas y desconcertadas ante la falta de noticias  fiables, debiendo tomar decisiones motu proprio. Uno de estos casos se  produjo entre el 4 y el 5 de mayo de 1945, en Itter, Austria , siendo uno de  los últimos combates, en el que tal como dijo uno de sus protagonistas,  “todo fue muy raro”.

Tiempo de lectura: 5 minutos

En los primeros días de mayo de 1945 en Europa se produjeron los últimos  combates de la 2ª Guerra Mundial. Muerto Hitler el día 30 de abril, en el búnker  de la Cancillería, con los soviéticos a muy poca distancia, se libraban aun  algunos enfrentamientos en zonas aisladas de los frentes o en las que las  noticias no habían llegado. Y así se produjeron situaciones extrañas, que muy  poco antes nadie se hubiese atrevido a imaginar. Una de ellas fue la muy curiosa  alianza entre un grupo de prisioneros, soldados alemanes y americanos, frente  a las SS. Si curioso fueron los protagonistas, también lo fue el lugar, un castillo  medieval. En los últimos años habían pasado muchas cosas sorprendentes, y  estaba claro que sucederían hasta el final.  

Castillo de Itter

En el Tirol austríaco se encuentra la localidad de Iterr, y su magnífico castillo del  siglo XIII. Con la anexión de Austria al Reich, el castillo fue primero arrendado  por el gobierno alemán y durante la guerra, simplemente expropiado, para ser  reconvertido en, en febrero de 1943, cárcel de ilustres personalidades  prisioneras, básicamente francesas después de su debacle de 1940, entre las  que se encontrarían la hermana de De Gaulle, los generales Gamelin y  Weygand, primeros ministros como Daladier y Reynaud, y otros conocidos  miembros de diversos ámbitos, destinados un grupo de prisioneros de guerra,  del este europeo. Nos hemos de introducir en la confusión que reinaba en Europa  en aquellos momentos, en los que las noticias del suicidio de Hitler, o no habían  llegado, o no eran creíbles, había falta de comunicaciones y órdenes, huidas  ante la llegada de los soviéticos, y no tanto de los aliados, etc. Las unidades la  SS, estaban sembrando el terror en la retaguardia alemana, aplicando con el máximo celo las órdenes de ejecución de desertores, soldados extraviados de  sus unidades o sin documentación, y también prisioneros si los había.  

Dos de los protagonistas, Ganlg y J. Lee

Como en tantos otros, los responsables de lugares y con cargo comprometido,  optaron por la solución más fácil, la huida cuanto más rápida mejor. Al mando de  la prisión del castillo se encontraba el comandante Wimmer, que huyó el 3 de  mayo. El castillo contaba con un número aproximado de 30 guardias de las SS,  siendo estos de edad más avanzada y sin haber intervenido en combates.  Wimmer se despidió de los prisioneros, no sin antes asegurar su intercesión con  las SS de la zona para que no interviniesen. Un oficial SS, que se encontraba en  los alrededores se acercó al castillo y tras, hablar con la tropa, estos huyeron  también. Los ilustres prisioneros, al darse cuenta de la situación, tomaron el  control tras apoderarse del armamento abandonado por sus guardianes. En  cualquier caso, los generales, como no podía ser de otra manera, tomaron el  mando, y conocedores de la cercanía de los aliados, optaron por ir enviar a  alguien a su encuentro, antes de que se pudiese producir la llegada de otras  unidades de SS que merodeaban por el lugar. Uno de los prisioneros de  mantenimiento, Z. Cuckovic, trasladado desde Dachau, de donde dependía la  cárcel del castillo, se ofreció voluntario para partir en busca de los aliados, y a  poca distancia, se topó con la unidad de la Wermacht al mando del Mayor Gangl,  de 35 años, en posesión de la Cruz de Hierro y con 17 años en el ejército. 

Después de los combates, alemanes y americanos conversando

Estando cansado de la guerra inacabable y convencido del derrumbamiento  final, los hombres a sus órdenes hacía algún tiempo que colaboraban con  resistentes. Cuckovic informó a Gangl de la situación en el castillo, y este le dirigió en donde creía se encontraban los americanos, a Innsbruck, y  efectivamente encontró a soldados de la 103 División de Infantería, y después  de informar al Mayor Kramer, envió un pelotón en diversos vehículos hacia el  castillo, que se vieron detenidos por fuego de artillería alemana. Gangl, mientras,  contacta con tropas acorazadas americanas del 23 Batallón Acorazado. Aquí se  produjo la rendición y después alianza de los alemanes y americanos, puesto  que Gangl, después de alertar de las circunstancias y los prisioneros del castillo,  se ofrece a colaborar en su liberación.Ya el día 4, dos carros y algunos soldados,  junto con los alemanes de Gangl, se dirigieron a Itter. La sorpresa, a su llegada  a la fortaleza medieval, sin duda fue enorme por parte de los prisioneros  franceses, puesto que se encontraron con un blindado Sherman, y algunos  soldados americanos y alemanes, en total una veintena. Los americanos  estaban a las órdenes del Tte. Lee, quien tomó el mando y colocando el Sherman  en la puerta del castillo, situó a los defensores en las posiciones a la espera del  probable ataque de la SS, aguardando los refuerzos solicitados. Prisioneros VIP  franceses, americanos y alemanes, compartieron la defensa de un castillo  medieval.  

Soldados alemanes y aliados tras la batalla

Antes de la medianoche, unos 150 miembros de las SS, de la División 17 de  Granaderos Panzer Götz von Berlichingen que hallándose por la zona, habían  recibido la orden de llegar a la prisión y ejecutar a los prisioneros, abrieron fuego,  manteniéndose un tiroteo, en los que el teniente Lee intentó que no participaran  los prisioneros, sin mucho éxito, pues le hicieron caso omiso como es de  suponer. Después de una noche de disparos, amaneciendo el día 5 de mayo, los  SS atacaron la puerta y otros objetivos del castillo, con un cañón de 88mm, la sin duda, mejor pieza de artillería de la guerra. El blindado americano en la  puerta, bautizado por sus ocupante como “Besotten Jenny” , fue destruido, y al  tiempo se recrudeció el ataque. La defensa sufrió bajas bajo el fuego del 88mm,  especialmente soldados alemanes aliados. En estos momentos, los dos  oficiales, Gangl y Lee, se encontraban oteando el lugar de emplazamiento del  cañon, cuando el primero fue alcanzado por un disparo, falleciendo. Kramer,  mientras tanto, pudo ponerse en marcha finalmente, después de verse detenido  durante horas, tomó contacto con otro Sherman de Lee, que se había mantenido  toda la noche en defensa de un puente. Desde el ayuntamiento de la localidad de Worgl, Kramer telefoneó a Lee para decirle que resistiera dada la proximidad  de su unidad, cosa que era más fácil de decir que de hacer, puesto que la  defensa se estaba viniendo abajo, al escasear ya la munición. Así las cosas, el  veterano y reconocido tenista francés Jean Borotra, también prisionero, se ofrece  voluntario para contactar a la columna de refuerzos y guiarlos hasta la fortaleza.  

Prisioneros franceses liberados: De izquierda a derecha: Edouard Daladier, Mrs. Weygand, General Maxime Weygand, general americano Anthony Mac Auliffe, político francés Paul Reynaud y general francés Maurice Gamelin. Foto: Getty Images

A pesar de las pocas posibilidades, consiguió romper el bloqueo de las SS y  llegar hasta los americanos. A la espera de acontecimientos, y para resistir el  máximo, Lee optó por la lógica y como en un asedio medieval, se atrincheraron  todos los defensores en la torre del homenaje, consiguiendo resistir hasta la  llegada de los refuerzos, encabezados por el Sherman, que divisado por un  alemán defensor, gritó Amerikanische Panzer, produciéndose al poco la retirada  de los atacantes, finalizando, al fin, uno de los combates más extraños de la  guerra. Después de las celebraciones y despedidas, los prisioneros franceses  fueron evacuados a retaguardia, los alemanes aliados, hechos prisioneros  provisionalmente y liberados, el teniente Lee ascendió a capitán y fue condecorado, y, finalmente, Gangl considerado héroe austríaco al que le  dedicaron en la localidad de Wörgl una calle. Años después, en una entrevista a  Tte. Lee, cuando le preguntaron por los hechos, comenzó con un descriptivo “todo fue muy raro”.

Te recomendamos este libro para saber mas sobre el tema: Pincha aquí o en la imagen para acceder a el

Si te ha gustado, seguro que este artículo también te va a gustar

La violación de mujeres alemanas después de la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial tiene su relato construido a la medida de los aliados y de los soviéticos, hasta la caída de la URSS. En ella ambos bloques se presentaban como salvadores ante una Alemania agresora, que provocó millones de muertos tanto en los años previos a la guerra, entre opositores, judíos, y otros colectivos minoritarios, como en la devastadora contienda, que convirtió Europa en un desolado escenario de escombros y miseria. Tras el final de los combates, al pueblo alemán le esperaban unos duros años de prolongación de la barbarie. La transición desde el año 1945 hasta la fundación de las dos Alemanias en 1948 generó desplazamientos forzosos , ejecuciones, saqueos, torturas y todo tipo de crueldades por parte de soviéticos y aliados. Las mujeres sufrieron violaciones sistemáticas, que tuvieron que ocultar los años posteriores, para no distorsionar el relato oficial. En los últimos años se han abierto investigaciones tras la decidida iniciativa de algunas supervivientes de contar sus experiencias de forma abierta. 

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s