Endurance, la odisea en el hielo de Ernest Shackleton

A finales del siglo XIX y principios del XX tuvo lugar una serie de  expediciones a la Antártida, con el objetivo de  conseguir ser el primero en realizar auténticos desafíos, en una de las  zonas más inhóspitas del planeta, la última frontera. Fue conocida como la Edad heroica, en la que un componente romántico, aventurero y arriesgado era su denominador  común. Con los precarios medios de la época, se lanzaron a la exploración  de los desiertos de hielo. Una de estas expediciones, en 1914  y liderada por Ernest Shackleton, cobró fama, no tanto por el objetivo que  tenía y no consiguió, como por la odisea que tuvieron que soportar sus  integrantes durante el regreso, tras quedar su barco, el Endurance  aprisionado entre los hielos y posteriomente hundirse. A principios de 2022  se localizó su lugar de naufragio mediante novedosos sistemas técnicos.  

Tiempo de lectura: 10 minutos

Shackleton, irlandés nacido en 1874, realizó su primera expedición, como tercer  oficial, en la Antártida en la llamada Dyscovery, (las expediciones se conocían popularmente por el nombre del barco que las llevaba), organizada por la Royal  Society y la Royal Geographical Society, comandada por R. Scott, entre 1901  y 1904, que consiguió numerosos datos científicos, pero no uno de sus objetivos  prioritarios, que era alcanzar el Polo Sur. Shackleton, en 1907 regresó a la  Antártida en el Nimrod, oficialmente Expedición Imperial Británica, que se  desarrolló entre 1907 y 1909. Tampoco alcanzó el Polo Sur, llegando a menos  de 200 km del mismo, y en una prudente decisión, se optó por la vuelta atrás  ante las dificultades en las que se encontraban por el mal tiempo. Al regreso, no  obstante haber fracasado en llegar al Polo Sur, fue nombrado Sir por el rey.  Quien lo consiguió al fin, fue el noruego Amundsen, quien logró ser el primero  en 1911, y tras él, Scott al año siguiente, falleciendo este durante el regreso en  una tormenta. 

Amundsen fue la primera persona en llegar y regresar al Polo Sur

Shackleton, con ánsia de escribir su nombre en esta especial competición de  logros suicidas, optó por realizar otra hazaña: atravesar la Antártida pasando por  el Polo Sur. Para ello, puso nombre a su expedición: Trans-Antártica Imperial. 

Según parece (puesto que hay voces discordantes que desmienten este punto  calificándolo de leyenda), Shackleton puso un anuncio en la prensa, en 1914, en  el que literalmente decía: “Se necesitan hombres para viaje peligroso. Salarios  bajos, frío extremo, meses de completa oscuridad, peligro constante, retorno ileso  dudoso. Honores y reconocimiento en caso de éxito”. Unas 5000 personas lo  contestaron, de los que 27 fueron las escogidas, que por supuesto, amén de ser  buenos en las habilidades que se les requería, también habían de tener ciertas  experiencias, cualidades psicológicas, saber interactuar, etc. El barco principal,  tenía un nombre premonitorio de lo que se les avecinaba, “Endurance” (resistencia).

Shackleton y el Endurance. Fuente: La Vanguardia

La expedición estaba compuesta por este buque y el “Aurora”, que  tenía la misión de situarse en el lado final con el objeto de proveer a los  componentes que realizaran el cruce de la Antartida, puesto que no llevarían  provisiones para tantos días. El Aurora tuvo su odisea particular, trágica en este  caso, que merece ser contada aparte. Pocos días antes del inicio de la I Guerra Mundial, el 1 de agosto de 1914, el  Endurance y sus 28 tripulantes partieron rumbo a la isla de Georgia del Sur,  donde practicaron la última escala, y el 5 de noviembre, se dirigieron ya a la  Antártida. A pesar de ser el verano austral, había una cantidad excepcional de  hielo, formando una banquisa que atrapaba una y otra vez al barco, no sirviendo  los grandes esfuerzos que realizaban para liberarlo, puesto que en poco tiempo el  hielo lo volvía a aprisionar y lo desplazaba de la ruta.

El Endurance, ha sido encontrado hace pocos días bajo el agua, perfectamente conservado. Foto: National Geographic

Finalmente, en febrero de  1915, el hielo bloqueó completamente el barco. El verano austral de 1914-15  transcurría entre partidos de fútbol, desplazamientos por el hielo, carreras de  trineos y entretenimientos variados. Shackleton, en previsión de que tendrían que  pasar el invierno atrapados en el barco, organizó la tripulación de manera que no  estuviesen ociosos, reparando material, cuidando los perros y realizando trabajos  de mantenimiento del buque. De esta manera, cuando llegó el invierno, pasaban  las horas en el interior del barco, leyendo, representando teatro, o tocando música,  mientras en el exterior había la total oscuridad.

La tripulación del Endurance jugando al futbol. Foto: National Geographic

Meses después, atrapados en medio del desierto blanco, en septiembre de 1915  la situación cambió a peor: el barco comenzaba a ceder a la presión del hielo y su  casco crujía, hasta que comenzó a inclinarse. Shackleton tomó la que quizás era  la única decisión posible, el 27 de octubre, y mandó sacar todos los víveres  posibles, armas y munición, ropas y demás materiales necesarios para sobrevivir,  montando un campamento junto al barco, hasta que este se hundió. El objetivo  ahora era regresar vivos. Cargaron todo lo que pudieron en tres barcas que  deslizaban por el hielo y emprendieron camino sobre el mar helado. No era fácil  avanzar, puesto que las crestas de hielo salientes impedían transporte rápido, y  prueba de ello es que en tres días avanzaron tan solo tres kilómetros. Y lo que es  peor, la deriva del hielo los desviaba de su rumbo, tierra firme de la Antártida o  Paulet Island.  

Arrastrando por el hielo los botes Fuente Granada Digital

En febrero de 1916 comenzaron a sacrificar a los perros dado el preocupante  descenso de alimentos y por su situación actual, muy desviada de la ruta, debido  a la deriva de los hielos y que solo les permitía acceder a Clearence Island o  Elephant Island. Mientras dormían, el 8 de abril, el hielo sobre el que se soportaban  se empezó a resquebrajar y hundir, teniendo el tiempo justo de subirse a los botes  con los alimentos y tiendas. Ahora estaban ya sobre el mar, y remaron dirección a Elephant Island, hasta que llegaron a ella. El problema fue encontrar un posible y seguro lugar para acercarse y desembarcar puesto que las olas los hubiesen  estrellado contra las rocas. Finalmente, navegando por la isla, la suerte les sonríe,  y hallaron una pequeña playa que les permitía poder acercarse y desembarcar. Después de año y medio pisaron tierra firme. Pero era solo eso, tierra firme, puesto  que la isla era un lugar inhóspito, ventoso y frío, lejos de todas partes en medio de  la nada y de cualquier ruta regular de navegación.

Ruta de la expedición de Shackleton. Fuente El Correo. 

Por tanto se imponía salir de la  isla lo antes posible en dirección a la lejana Georgia del Sur, a unos 1500 km con  el riesgo de sobrepasarla y encontrarse sin tierra hasta la costa de Sudáfrica, lo  cual significaba sin duda, la muerte, dado que las corrientes impedían la vuelta  atrás. Shackleton y cinco hombres más emprendieron el viaje sin plan B, en el que  todos confiaban. La fortuna les sonrió a las dos semanas de navegación, y  pudieron llegar a Georgia del Sur y desembarcar. Ahora solo les faltaba hallar la  estación ballenera de Stromnes, que estaba al otro lado de la isla. Hacerlo por mar era muy peligroso a causa de las corrientes y que tanto los podían alejar como estrellar contra la isla, por lo que ante la penosa situación en que se encontraban, Shackleton y dos hombres más, sin demora, comienzan a cruzar a pie la isla, por montañas nevadas y bajo un intenso frío, lugares que aún no habían sido pisados por el hombre y mucho menos cartografiados, caminando sin descanso puesto  que cualquier parada podía ser la última.

Estación ballenera de Stromes actualmente. Fuente: Dreamstile

El 21 de mayo, por la mañana, oyen a lo  lejos la sirena que convoca a los trabajadores de la estación ballenera, y no hay  duda que eso fue lo que les salvó, ya que les dio el empuje necesario para seguir.  No mucho después, se encontraron por fin, ante los asombrados trabajadores de  la estación ballenera al ver surgidos de la nada a tres hombres en penoso estado.  Después de un breve descanso, a la mañana siguiente, rescataron a los tres  hombres que habían llegado con ellos en el bote que estaba al otro lado de la isla.  Y luego, ya en agosto de 1916, después de tres intentos fallidos, finalmente con  ayuda chilena, rescataron al grueso de la tripulación, los 22 restantes, que se  quedaron a la espera en Elephant Island. 

imagen de la expedición en Elephant Island

La expedición, con un objetivo que había acabado antes de empezar, al final  concluyó felizmente, al no perderse ninguna vida durante la odisea del regreso, y  que a la postre, en los siguientes años convirtió mundialmente célebre y famoso a  Shackleton, quien demostró a la postre haber tenido muy buenas cualidades de  líder y saber aglutinar y guiar a un grupo con todo en contra. 

Tripulación en Elephant Island

Los siguientes años realizó misiones en América del Sur a favor de la causa aliada  en la Gran Guerra, y en encargos para el gobierno británico en remotas tierras  polares. De su famoso viaje austral, publicó un libro titulado South. Un personaje  como este, no podía permanecer mucho tiempo en la tranquilidad de su hogar, y  después de convocar a los miembros de la tripulación del Endurance que  permanecían con vida, a principios de 1922 se dirigió de nuevo a la Antártida,  siendo este su último destino, puesto que un ataque al corazón le fulminó al  instante cuando estaban entrando en la bahía de Grytviken, Georgia del Sur.Hacía  años que padecía problemas cardíacos, pero ello no era ningún obstáculo para  sus deseos de aventura. Fue, pues enterrado en el pequeño cementerio de la isla.  

Tumba de Shackleton en Georgia del Sur. Fuete: dreamstile.com

Su singular aventura, lograda sin tener que lamentar ninguna muerte y regresar  con todos sus integrantes, ha inspirado libros, películas, series, documentales, y  hasta canciones, como la que le dedicó Franco Battiato en1998 en tributo a la  expedición que se realizó mientras en el mundo combatía I Primera Guerra Mundial. En principio, su gesta de supervivencia no fue ni celebrada ni objeto de  gran atención, puesto que la guerra lo absorbía todo. Como contrasentido, las  vidas que la naturaleza respetó después de 20 meses en el frío, no lo fueron por  los hombres, y muchos de sus miembros encontraron la muerte en el frente. 

Si te ha gustado, seguro que este artículo también te va a gustar

Alfonso Graña, el rey gallego del Amazonas

n 1934, una flota de balsas con los restos de 2 aviones, perdidos en el Amazonas, con su pilotos, recorre el Río Amazonas camino a Iquitos. A su frente, Alfonso I, rey de los jíbaros. Es recibido en Iquitos como un héroe. Alfonso Graña, gallego, reina y es adorado, por el pueblo jíbaro. Una historia fascinante que empezó unos años antes. Te contamos su historia

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s